Adolescencia

ABORTÉ, LA HISTORIA DE MARÍA..

Hola Leidy, Mi nombre es María, tengo 30 años, Mexicana residente en España desde hace 11 años.

Como Tu mamá, también fui madre durante mi adolescencia, tuve a mi hijo cuando acababa de cumplir los 15 años, los primeros años fueron muy duros para mi y aunque mis padres me apoyaron, caí en un estado de depresión bastante grande del que me costó mucho salir, pero con el paso del tiempo y el amor de mi bebé puede superarlo.

A los 19 años me surgió la oportunidad de venirme a España, me vine como turista y al final me quedé para intentar sacar a mi hijo a delante, mi hijo se quedo con mis padres en ciudad de México, de su padre no supe nada desde el primer mes de embarazo.

Después de un año de vivir en España con trabajos muy mal remunerados por estar ilegal y no tener la documentación adecuada, hice muchos intentos por traer a mi hijo pero no era posible en la situación en la que me encontraba.

Cuando me adapte un poco a lo que es Madrid, empecé a salir y conocer gente, en unas de esas salidas conocí a un chico y al poco tiempo de conocernos nos hicimos novios me enamoré completamente de él, me trataba muy bien, era cariñoso y atento conmigo, pero también tenia sus defectos, era demasiado celoso, posesivo, desarrolle una dependencia hacia el bastante fuerte que me impedía ser yo misma, llegó un momento en el que me daba miedo que me llamaran cuando estaba con él, aunque fuera mi familia de México porque el decía que eran amantes míos, se montaba unas películas muy raras en la cabeza y yo tenia que suplicarle, llorar, arrodillarme para que entendiera que no era lo que él pensaba. Después de un año de relación rompimos.

Lo pase bastante mal, sufrí muchísimo, lloré lo nunca llorado y a él parecía no importarle el dolor que sentía por dejar la relación, sabia que le quería y utilizaba ese sentimiento para hacer conmigo lo que le daba la gana y usarse para tener sexo cuando le apetecía. Llego a decirme que era una puta por correr a verle cada vez que el me llamaba, que quién me iba a querer siendo así, y yo pensé, como no voy a correr a verle si es que me derrito al estar con él.

Pero utilice lo poco de dignidad que me quedaba y decidí dejarle marchar y no volver a verle. Empece a conocer a otras personas con la idea de distraerme y cambiar de aires, me registré en una pagina de citas y conocí otro chico, no era mi tipo pero me divertía salir con él, él sabia que yo solo lo veía como un amigo, estuvimos saliendo a cenar, de fiesta, al cine, aproximadamente dos meses. Una noche decidimos irnos de fiesta a bailar, yo tenia en la cabeza a mi ex, y empece a beber, beber, y beber, al final de la noche, termine en la casa de mi amigo, en su casa, y en su cama..

Tuvimos sexo, pero fue muy raro todo, durante el acto no tuvo una erección propiamente dicha, el acto no duro ni 10 minutos, y al terminar se disculpó por no haber podido hacerlo bien, según él, porque estaba muy borracho, le pregunte si había eyaculado y me dijo que poco, pero fuera..

No le dí demasiada importancia y al cabo de un rato me fui a mi casa, no volvimos a hablar hasta dos semanas después que le llamé para decirle que estaba embarazada, le pregunte que había pasado y me dijo que no tenia ni idea, me pregunto si me había hecho la prueba de embarazo, le dije, me hice una digital y dice que tengo dos semanas de embarazo.

Al darme cuenta que estaba embarazada y que había pasado de una manera tan tonta, sentí que el mundo se abría a mis pies, era una inmigrante sin papeles, no tenia un trabajo fijo, no tenia a mi hijo conmigo, no tenia casa fija, mi vida sentimental era un desastre, y si mis padres se enteraban iban a dejar de hablarme y seguro que no dejaban que mi hijo me hablara.

Él me dijo que me apoyaría en la decisión que tomara pero que él no tenia trabajo, y que no sabia como se iba a tomar su familia todo esto. a todas estas, él tenía 33 años y yo 22..

Así que decidí abortar. Aquí en España el aborto es legal en algunas circunstancias, pero he de reconocer que si tienes el dinero las circunstancias dan un poco igual, Yo no tenia ni un euro en que caerme muerta, así que el chico consiguió el dinero, concertó la cita, y me acompaño a la clínica.

Al llegar allí, me fijé que estaba lleno de adolescentes mas jovenes que yo, muy sonrientes ellas, yo estaba nerviosa, triste por lo que iba a hacer, y ellas parecían divertirse con la situación, ademas ninguna iba con sus parejas, excepto yo y otra pareja que parecían estar casados. Lo que me hizo pensar que para hacerlo son dos, pero para pasar por eso es solo una.

Al rato de estar en la sala de espera y con los nervios de punta, me llamaron me hicieron pasar a una pequeña habitación donde estaba una ginecologa que me hizo unas cuantas preguntas. ¿cuantos años tienes? ¿Por qué quieres abortar? ¿Cual es tu situación en España? ¿Estas segura de querer hacerlo? ¿Sabes como es el proceso? ¿Lo habías hecho antes? ¿Tienes hijos? etc..

Me hicieron una ecografia, y me dijeron que tenia 5 semanas de embarazo y el embrión tenia el tamaño de una lenteja. Lo que me convenció para hacerlo ya que no era muy grande.

Al cabo de un rato, me llevaron a otra habitación donde habían varias personas del personal medico, creo que eran dos enfermeros, un anestesista, y un medico. El medico me dijo, te vamos a anestesiar completamente, no sentirás nada, te pondré esta mascara. Le dije, estoy muy nerviosa, y me dijo tranquila todo saldrá bien, dime ¿te has emborrachado alguna vez? Me hizo gracia porque por una borrachera estaba en esa situación, pero antes de que pudiera responder ya estaba dormida.

No sé cuánto tiempo había pasado cuando me desperté. El medico me dijo, ya esta, tienes que esperar dos horas para poder irte..

Me llevaron a otra habitación donde estaban otras chicas, algunas eran las sonrientes de la sala de espera que ya no estaban tan contentas, yo sentía un dolor horrible en el útero como si me estuvieran arrancando algo con un corta uñas, eran espasmos muy fuertes, un enfermero se acerco y me dio un calmante que no hizo ningún efecto, durante la intervención me metieron algo que no sé que era, creo que era una sabana, por el dolor que me causo al sacarla.

Una hora después de estar en esa sala, volvió el enfermero y me dijo que tenia que sacarme eso que tenia dentro de la vagina, le dije que por favor lo hiciera despacio porque me dolía, pero hizo caso omiso y me lo sacó con todas sus fuerzas, sentí que me estaban arrancando las entrañas, no he sentido un dolor tan fuerte en mi vida, ni siquiera el dolor de parto fue tan horrible, me di la vuelta hacia la pared y lloré en silencio, maldecía el día en el que habían dicho de venir a España, el día que conocí a mi ex, el día que me acosté con ese chico sin sentir nada por el, y sobre todo maldecía el hecho de no haber usado preservativo, de haber confiado en que no había eyaculado dentro, y que ni siquiera se le había levantado.. Sentía tanto dolor que maldecía mi propia existencia.

No sé cuanto tiempo paso desde ese momento hasta que me dijeron que podía irme, al levantarme de la camilla me di cuenta que no podía caminar del dolor, parecía que había dado a luz, el dolor en el útero era insoportable, recuerdo que temblaba de dolor. Y no era la única, las otras chicas que al principio estaban tan sonrientes, ahora tenían un aspecto demacrado y se notaba que no lo estaban pasando bien.

Me dieron una receta con antibióticos y me dijeron que tenia que volver al cumplir la cuarentena para descartar posibles infecciones.. Mi trauma fue tal, que no quise volver por ese sitio en mi vida.

Al salir de la clinica le dije al chico que yo me iba con mi mejor amiga que ese día tambien me acompañaba y que él se fuera por otro lado, no queria hablar del tema y tampoco queria verle.

Desde ese día no volví a ver a el chico en cuestión, el insistía en verme pero yo notaba algo de agresividad en sus actos y preferí no volver a verle, además me recordaba a el peor momento de mi vida y lo que quería en ese momento era olvidar. Pero en realidad es algo que nunca se olvida.

Me gustaría que las personas que lean o escuchen mi historia se den cuenta que no es necesario pasar por un aborto, tampoco por un embarazo no planeado, ni por una infección de transmisión sexual, es tan sencillo cono usar el preservativo siempre y en cada momento.

Si me preguntan si me arrepiento la respuesta es NO, Por eso les cuento mi historia, si quieren juzgarme adelante, en realidad no me importa porque en ese momento consideré que era lo mejor para todos, hoy 8 años después puedo ratificar que si fue lo mejor.

Ahora tengo a mi hijo conmigo, estoy casada y tengo tres hijos más con mi marido, estoy legal en este país, puedo decir que vivo bastante bien, No tengo idea de lo que hubiese sido de mi vida y la de mi hijo mayor si hubiese seguido adelante con el embarazo, pero sé que en ese momento hice lo correcto.

Si me preguntan si con la vida que llevo ahora me plantearía abortar, la respuesta es NO, no me gustaría pasar por esa experiencia nunca más en mi vida. Y es por eso que antes de conocer a mi marido usaba siempre el preservativo, y ahora uso un método anticonceptivo de larga duración. El implante subdérmico para ser mas exacta.

Gracias por brindarme la oportunidad de contar mi historia, quizá mi horrible experiencia ayuda a otras a prevenir algo así y tomar conciencia del uso del preservativo o un método anticonceptivo.

¡Gracias!

María.